DESGARGA TU EJEMPLAR

Del terremoto al tsunami sanitario por COVID-19

Wilson Tamayo Caicedo

  • mail

Valeria Tamayo Cañadas

  • Twitter

@valeriabtamayoc

En una soleada tarde de 1949, bandadas de tórtolas volaban en el cielo de mi natal Ambato, una ciudad de la sierra centro del Ecuador. Minutos después, la tierra tembló. ​ “¡Terremoto! ¡Terremoto!” gritaba al unísono la gente. Yo tenía tres años. Tengo miles de memorias de aquel evento que cambió la vida de cientos de familias.

Supervivencia, insalubridad, llanto y solidaridad, se mezclaban sobre el polvo de los refugios improvisados. El abrazo entre grandes y chicos era el combustible de la esperanza. Pasábamos los días compartiendo, pensando en el otro, en “el vecino”: ¿Ya habrán desayunado? Anda, llévales estos choclitos. ​ Esa fue la clave de la reconstrucción: La organización comunitaria solidaria. Ese es nuestro pasado, venimos de seres que supieron dar y recibir. Sobrevivimos por ellos.

Fotografía: Juan Ruíz Cóndor

Setenta y un años después, la pandemia de COVID-19 hace temblar la estructura sanitaria, socioeconómica, educativa y política del mundo. Nuevamente Ecuador aparece en los noticieros del mundo, su protagonismo desalentador no cambia mi sentir. ​Es necesario comprender que existimos más allá de nuestra piel, nuestra salud y sobrevivencia dependen de otros seres en el planeta. El estadounidense ​Edward O. Wilson (1984), ya nos habló de la Biofilia, el innato sentido de conexión con la naturaleza y otras formas de vida. Entonces, ¿por qué no logramos vincular la salud humana con la salud del planeta? 

Han pasado décadas desde el terremoto, se transformaron las ciudades, los modos de vida y cada vez, la economía promovió más avidez y codicia. En aras del progreso, el mercado nos incitó a destruir bosques, fuentes de agua y ecosistemas enteros que cumplen funciones de las que dependemos también nosotros. Los seres humanos continuamos ciegos, desconectados de la naturaleza, sin vincularla con lo que paradójicamente buscamos: salud y bienestar.

Fotografía: Juan Ruíz Cóndor

Para cubrir la demanda de alimentos, los animales crecen confinados en estrechos cubículos, separados de sus crías, inmóviles para acelerar su engorde, infestados de antibióticos y alimentados incluso con restos de otros animales (Frank 1979, Morgan y Prakash 2006). En los mercados, la fauna silvestre, hacinada, está en contacto con otros animales enfermos, muchas veces, rodeados de desechos y excrementos (Knowles y Boyle 2020).

En el pasado, este trato a los animales pasó su “factura” y la lección aún no se aprende. Las enfermedades transmitidas de los animales a los humanos, denominadas zoonóticas, son cada vez más frecuentes y devastadoras; las gripes aviar y porcina, el ébola, el SARS, el MERS, y hoy, la COVID-19 (Jones et al., 2008). Bill Gates (2015) aseveró que la humanidad no está preparada para las futuras pandemias, y de seguro las habrá. Desde que inició ésta, se registran casi tres millones de contagios y más de doscientos mil muertos a nivel mundial (Universidad John Hopkins 2020).

Este tsunami sanitario deja a la humanidad contenida en casa. Paramos nosotros, las industrias, la calidad del aire mejoró notablemente en varias ciudades, cesó el ruido y los animales volvieron a aparecer. La situación se vuelve una lupa, pues magnifica las diferencias sociales, económicas y de calidad humana en el planeta. Pone de manifiesto nuestra esencia individual, desde la distancia social y el encierro. 

 

¿Hoy nos puede unir la desgracia? Recuerdo en mi retina de niño, a mi ciudad del 49 y vuelvo al tesón que hizo falta para salir adelante. Ahora, a la vejez, veo un fenómeno desalentador, un enemigo mayor, persistente y adaptable. Uno que convierte a la gente en discípulos: la ambición. Veo también el miedo, a perder la vida y a no “volver a la normalidad”. El escenario post COVID-19 exige un estilo de vida nunca visto. Si logramos parar la máquina del pseudo progreso, ¿podremos reconectarnos con lo más profundo de la vida y la naturaleza? 

 

Según Cleland (2011), los ecosistemas más resilientes son aquellos con comunidades más diversas. El distanciamiento social, y las futuras olas de contagios y cuarentenas, nos retan a ser creativos para generar comunidades humanas más conectadas con la naturaleza para enfrentar el futuro en cuanto a economía y salud física y mental. En el mundo post COVID, el dilema será: ¿Invertimos en la vida o en la ambición?

Fotografía: Juan Ruíz Cóndor

Referencias:

Campbell, N.A., Reece, J.B. (2007) Biología, Editorial Panamericana, 978-84-7903-998-1, pags. 1211 y 1229.

Cleland, E. E. (2011) Biodiversity and Ecosystem Stability [Biodiversidad y Estabilidad Ecosistemica]. Nature EducationKnowledge 3(10):14

 

Frank, J. (1979). Factory farming: An imminent clash between animal rights activists and agribusiness [over a type of intensive farming "characterized by overcrowding, restricted movement, unnatural diets and unanesthesized surgical procedures"]. [Agricultura industrializada: un enfrentamiento inminente entre activistas de derecho animal y negocios agrícolas (sobre un tipo de cultivo intensivo “caracterizado por hacinamiento, movimiento restringido, dietas antinaturales y procedimientos quirúrgicos sin anestésicos”)] Boston College Environmental Affairs Law Review, 7(3), 423-461.

 

Gates, B. (2015, March). Bill Gates: The next outbreak we’re not ready [archivo de video] Recuperado el 10 de abril de 2020 de https://www.ted.com/talks/bill_gates_the_next_outbreak_we_re_not_ready?a nguage=dz#t-4423

 

John Hopkins University [JHU]. (2020). COVID-19 Dashboard by the Center for Systems Science and Engineering (CSSE). [Panel COVID-19 del Centro para Sistemas de Ciencia e Ingeniería, Universidad de John Hopkins] Recuperado el 24 de abril de 2020 de https://www.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/bda7594740fd40299423467b48e9ecf6

 

Jones, K., Patel, N., Levy, M., Storeygard, A., Balk, D., Gittleman, J., Daszak, P., (2008). Global trends in emerging infectious diseases. [Tendencias Globales en enfermedades infecciosas emergentes]. Nature 451, 990–993 (2008). https://doi-org.proxy.library.ucsb.edu:9443/10.1038/nature06536

 

Knowles, G., Boyle, L., (2020). Coronavirus: Live animal markets and wildlife trade continue in Asia amid growing calls for crackdown [Coronavirus: Mercados de animales vivos y tráfico de animales silvestres continúan en Asia en medio de las crecientes llamadas a medidas severas] The Independent, 20 de abril de 2020. Recuperado el 21 de abril de 2020 de https://www.independent.co.uk/environment/wildlife-trafficking-campaign-wet-markets-china-coronavirus-pandemic-a9476821.html

 

Morgan, N., & Prakash, A. (2006). International livestock markets and the impact of animal disease. Revue Scientifique Et Technique (International Office of Epizootics), 25(2), 517-528.

 

Wilson, E. O. (1984) Biophilia. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Catálisis Revista Digital

Somos pioneros en la divulgación de biociencias en Ecuador y Latinoamérica.

Email: revistacatalisisecuador@gmail.com

Teléfono: (+593) 99 515 0358 / (+593) 98 462 7152

Locación: Quito - Ecuador

© 2020 Todos los derechos reservados Catálisis Revista Digital