DESGARGA TU EJEMPLAR

La RedBioLAC y su respuesta

frente a la pandemia por COVID-19

Sofia Taday León

  • mail

La Red de Biodigestores para Latino América y el Caribe (RedBioLAC) es una organización sin fines de lucro que articula instituciones, organizaciones, profesionales y no profesionales relacionados con la difusión y la investigación aplicada de la biodigestión anaeróbica. Su misión es estimular, implementar y difundir el tratamiento integral y el manejo de los residuos orgánicos, como estrategias para mejorar el bienestar de la población de Latinoamérica y el Caribe.

 

Es interés de la RedBioLAC darles valor a los desechos generados, enfatizando el enfoque circular de los recursos y la aplicación del bioconocimiento para potenciar la aplicación de la hoy tan mencionada bioeconomía (EEA, 2018). En este sentido, trabajamos, no sólo desde la economía circular, sino también utilizamos como punto de partida cualquier base biológica para su conversión a alimentos, energía, bienes industriales y otros (EC, 2012).

Los biodigestores pueden ser uno de los mejores ejemplos en ofrecer circularidad de los recursos, sustentabilidad y sostenibilidad. Está tecnología se hace cargo de los residuos orgánicos provenientes de diversos sectores, como el industrial, agropecuario, remediación ambiental, y de toda actividad de producción y consumo tradicional. La digestión anaerobia (DA) transforma y aprovecha la materia orgánica a través de dos productos: el biogás (energía en forma gaseosa) y el efluente del digestor (abono para suelos y fertilizantes de cultivo), generando ciclos de vida de materias perdurables y amigables con el ser humano y el ambiente.

Fotografía cortesía: Sofía Taday

Esta misión es compleja para todos los miembros de los 22 países aliados de la red y sus colaboradores; además, actualmente se ha detenido, debido a la pandemia del nuevo coronavirus. En países como Brasil, Chile, Guatemala, Honduras, Argentina, Ecuador, Colombia y más, cientos de proyectos y sus inversiones están paralizados debido a las medidas gubernamentales establecidas en cada territorio para aislar y contener la propagación del SARS-Cov2.

Los principales mecanismos de transmisión de la crisis COVID-19 hacia el sector de la digestión anaeróbica han sido: las restricciones al comercio global, la interrupción del sistema de suministro de recursos de biomasa y la salud de las poblaciones rurales (Vega & Pedraza, 2020). 

Proyectos como la implementación de biodigestores a escala doméstica como industrial, tratamientos de aguas, DA en granjas porcinas, lecheras, cafetaleras, etc., que tienen financiamientos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del Consejo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FNAM) o del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), no han podido ejecutarse.

Pese a la terrible problemática, miembros, no miembros y colaboradores de la red se han reinventado para supervisar y controlar la producción de los biodigestores que ya están en marcha, y ya cuentan miles de unidades en la región (Garfi et al., 2016). El uso de medios digitales, el envío y recepción de informes, videollamadas, etc., han sido parte de las herramientas utilizadas para no dejar sucumbir los proyectos en ejecución. Además, las refinanciaciones y la actualización de contratos, permiten reagendar la instalación de nuevos biodigestores.

No está demás mencionar que, gran parte de estos proyectos se ejecutan y desarrollan en sectores rurales y agrícolas (Garfi et al., 2016), lo que favorece su continuo seguimiento funcional, debido a su baja densidad poblacional y, por ende, su baja tasa de contagios, pero que no desmerita la toma de medidas de bioseguridad. 

Pese a los perjuicios generados por la pandemia, la época difícil que vive el mundo ha arrastrado consigo una serie de oportunidades en la biodigestión anaeróbica, como el abastecimiento alimentario, energético y económico en sectores agrícolas, rurales y centros de consumo locales en todo Latinoamérica y el Caribe, lo que deja visibilizar la importancia del uso e implementación de este tipo de bioenergías (Vega & Pedraza, 2020). La revalorización de los residuos será uno de los factores que deberá tomar importancia para generar nuevas fuentes de ingresos y poner en marcha estrategias de bioeconomía que permitan alcanzar el desarrollo sostenible.

Fotografía cortesía: Sofía Taday

Referencias:

EC. (2012). Communication from the Commission to the European Parliament, the Council, the European Economic and Social Committee and the Committee of the   Regions. Innovating for sustainable growth: a bioeconomy for Europe, COM 60 final.

 

EEC. (2018). The circular economy and the bioeconomy: Partners in sustainability. EEA Report,18, 1- 66. doi:10.2800/02937

 

Garfi, M., Martí- Herrero, J., Garwood, A. & Ferrer I. (2016). Household anaerobic digesters for biogas production in Latin America: A review. Renewable and Sustainable Energy Reviews, 60, 599-614. doi:10.1016/j.rser.2016.01.071

 

Vega, O. & Pedraza, G. (20 de mayo 2020). Gestión sustentable de residuos orgánicos agrícolas y urbanos mediante la innovación tecnológica del biodigestor 2020 [Webinar]. IV Ciclo de foros técnicos virtuales IICA & RedBioLAC. Recuperado de https://www.iica.int/es/prensa/eventos/gestion-sustentable-de-residuos-organicos-agricolas-y-urbanos-mediante-la-2#!#descripcion

Catálisis Revista Digital

Somos pioneros en la divulgación de biociencias en Ecuador y Latinoamérica.

Email: revistacatalisisecuador@gmail.com

Teléfono: (+593) 99 515 0358 / (+593) 98 462 7152

Locación: Quito - Ecuador

© 2020 Todos los derechos reservados Catálisis Revista Digital