DESGARGA TU EJEMPLAR

Enfermedades respiratorias infecciosas:

un reto para la ciencia a través de la historia

Patricia Jiménez Arias

  • mail

Las enfermedades infecciosas, que afectan al sistema respiratorio, han causado muertes a lo largo de la historia. En 1882, el médico microbiólogo alemán, Robert Koch, describió que la bacteria Micobacterium tuberculsis es la causante de Tuberculosis (TB). Los síntomas de esta enfermedad son tos, debilidad, fiebre y afección pulmonar, la cual se transmite a través del aire cuando una persona enferma tose, estornuda o escupe, expulsando bacterias que pueden ser inhaladas por otra persona (Parra, 2013). Siglos después, la humanidad se encuentra, en este caso, con un virus (SARS-Cov2) causante de otra enfermedad respiratoria, la COVID-19. Los síntomas son similares a la TB, afectando principalmente a las vías respiratorias. Poco se ha escuchado sobre los datos de mortalidad de TB, que al igual que la COVID-19, se transmite a través de gotitas expulsadas por una persona enferma al toser, hablar o exhalar y al tocarse los ojos, nariz o boca luego del contacto con superficies contaminadas con el virus (World Health Organization , 2020a).  

Según datos emitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) una cuarta parte de la población mundial está infectada con TB y entre un 5 a 15% puede desarrollar la enfermedad a lo largo de su vida. En 2018, se enfermaron 10 millones de personas y cerca de 1,5 millones fallecieron con TB. El mayor número de casos nuevos de TB se ha registrado en la región de Asia Sudoriental (44%), donde dos tercios de los nuevos casos se produjeron principalmente en ocho países entre los que figura China. Se reporta, además, que medio millón de personas enfermas de TB, que debe enfrentar un tratamiento largo y tóxico, es resistente a los medicamentos (WHO, 2019a). Para contrastar, en el caso de la COVID-19, hasta el 31 de mayo de 2020, la OMS ha reportado 367.166 muertes y 5,9 millones de personas enfermas. (WHO, 2020).

El diagnóstico de ambas enfermedades es realizado en laboratorio, sin embargo, en el caso de la TB, se emplean técnicas de microscopía, métodos microbiológicos y pruebas moleculares que detectan simultáneamente la presencia del bacilo y la resistencia antibiótica (Parra, 2013).  Para COVID-19, hasta el momento, existen métodos de detección orientados a la identificación del material genético del virus, detección de antígenos virales y detección de anticuerpos generados en el huésped infectado (Wu et al., 2020).

A diferencia de la COVID-19, la TB es causada por una bacteria que es combatida durante seis meses con cuatro antibióticos. El tratamiento de TB puede tardar hasta dos años cuando la bacteria es resistente (Parra, 2013).Lamentablemente, a pesar de contar con el tratamiento para combatirla, actualmente se reportan casos de TB ultrarresistente (TB-XDR), es decir, que no responde a los fármacos antituberculosos más eficaces; dejando sin opciones de tratamiento a varios enfermos (Skrahina, A et al., 2013). Por el contrario, para la COVID-19, al ser una enfermedad reciente, aún no existen medicamentos antivirales ni vacunas seguras y eficaces que puedan curar o prevenir la enfermedad. Nuevamente, la ciencia se enfrenta con el reto de encontrar una vacuna y un tratamiento que detenga el número de infectados en todo el mundo. Mientras esto sucede, lo único disponible como medida de prevención es evitar el contacto con personas infectadas mediante el confinamiento y distanciamiento social, y el lavado de manos (Dara, 2020).

Al igual que con el coronavirus, muchas personas murieron a causa de la TB. La vacuna para la TB se probó en humanos cuarenta años después del descubrimiento de ésta enfermedad. Ventajosamente, la vacuna BCG (bacilo Calmette – Guillen) se administra en el primer año de vida y previene las formas más graves de TB como la miliar y meníngea (Skrahina, A et al., 2013). No obstante,  las personas con TB activa están en alto riesgo de contraer COVID-19. Para ellos es vital el aislamiento social y el cumplimiento del tratamiento con vigilancia del personal sanitario.

A lo largo del tiempo, la ciencia ha jugado un papel trascendental para permitir que la humanidad enfrente a enfermedades. En específico, la biotecnología ha sido la disciplina encargada de desarrollar pruebas diagnósticas, ensayar vacunas, crear medicamento y controlar el progreso de la enfermedad mediante epidemiología genómica. Con el paso del tiempo, las nuevas tecnologías han permitido inclusive identificar el origen y la evolución de los organismos mediante la aplicación de técnicas de secuenciación del genoma completo del virus (WHO, 2020b).

 

En la época que vivimos no será necesario esperar 40 años para contar con una vacuna que prevenga de la enfermedad. Sin embargo, es evidente que se necesita fortalecer el sistema de salud e invertir en ciencia, tecnología y formación de talento humano que sea proactivo y no sólo reactivo, debido a que ésta no será la última emergencia sanitaria.

Referencias:

ClinicalTrials.gov. (2020, Abril). BCG/COVID-19. Recuperado de https://clinicaltrials.gov/ct2/results?recrs=&cond=covid-19&term=bcg&cntry=&state=&city=&dist=

 

Dara, M., Sotgiu, G., Reichler, M. R., Chiang, C. Y., Chee, C. B. E., & Migliori, G. B. (2020). New diseases and old threats: lessons from tuberculosis for the COVID-19 response. Int J Tuberc Lung Dis, 24, 544-5.

 

De Vrieze, J. (2020, March 23). Can a century-old TB vaccine steel the immune system against the new coronavirus? Recuperado de https://www.sciencemag.org/news/2020/03/can-century-old-tb-vaccine-steel-immune-system-against-new-coronavirus#

 

Miller A., Reandelar M., Fasciglione K., Roumenova V., Li Y. & Otazu G., (2020, March 28). Correlation between universal BCG vaccination policy and reduced morbidity and mortality for COVID-19: an epidemiological study Recuperado de https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.03.24.20042937v1full.pdf+html

 

Parra, J. C. C. (2013). Breve historia de la tuberculosis. Revista medica de costa rica y centroamerica, 70(605), 145-150.

 

Skrahina, A., Hurevich, H., Zalutskaya, A., Sahalchyk, E., Astrauko, A., Hoffner, S., ... & van Gemert, W. (2013). Multidrug-resistant tuberculosis in Belarus: the size of the problem and associated risk factors. Bulletin of the World Health Organization, 91, 36-45.

 

World Health Organization (2020a) . Coronavirus disease (COVID-19) Pandemic.

Recuperado de https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/situation-reports/20200531-covid-19-sitrep-132.pdf?sfvrsn=d9c2eaef_2

 

World Health Organization (2019). Global Tuberculosis Report 2019. Recuperado de https://www.who.int/tb/publications/global_report/en/

 

World Health Organization (2020b). Coronavirus disease (COVID-2019) R&D. Recuperado de https://www.who.int/blueprint/priority-diseases/key-action/novel-coronavirus/en/

 

Wu, F., Zhao, S., Yu, B., Chen, Y. M., Wang, W., Song, Z. G., ... & Tao, Z. W. (2020). Severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 isolate Wuhan-Hu-1, complete genome. Nature, 579(7798), 265-269.

Catálisis Revista Digital

Somos pioneros en la divulgación de biociencias en Ecuador y Latinoamérica.

Email: revistacatalisisecuador@gmail.com

Teléfono: (+593) 99 515 0358 / (+593) 98 462 7152

Locación: Quito - Ecuador

© 2020 Todos los derechos reservados Catálisis Revista Digital