DESGARGA TU EJEMPLAR

Enfermedades de origen animal, ¿existen?

Elizabeth Minda-Aluisa

  • Twitter

@ElizabethMindaA

El comité mixto FAO/OMS de expertos en zoonosis (Zoo: animal / gnosis: enfermedad) define a las enfermedades zoonóticas, como “aquellas enfermedades e infecciones que se transmiten de forma natural entre los animales vertebrados y el hombre, o viceversa” (World Health Organization, 2020).

Se puede clasificar a las zoonosis de diferentes maneras: según la forma de transmisión del agente infeccioso entre los hospedadores naturales, según la etiología o, incluso, según el principal reservorio del agente infeccioso. Sin embargo, lo importante a considerar es que las zoonosis pueden comprender complejos y dinámicos ciclos entre los agentes causales, los vectores y los hospedadores, resultando en una co-evolución entre ellos.

Según datos de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el 60% de las enfermedades infecciosas humanas son zoonóticas, al menos un 75% de los agentes causales de enfermedades infecciosas emergentes del ser humano son de origen animal. Uno de los datos más preocupantes es que cinco nuevas enfermedades humanas aparecen cada año, tres de las cuales son de origen animal (Mehlhorn, 2015).

Es así como a inicios del 2020, autoridades chinas notificaron un preocupante aumento en casos de neumonía en la ciudad de Wuhan, China. Ahora sabemos que el agente causal de esa enfermedad, a la que la OMS denominó COVID-19, es un virus de la familia de los coronavirus, el SARS-CoV-2. Los primeros datos apuntaron a que el inicio del brote estuvo relacionado con un mercado informal donde se comercializaban mariscos en general y algunos animales de vida silvestre o exótica (aves, murciélagos, marmotas, entre otros).

Así surge la hipótesis de un “salto” de un virus animal a humano. Este evento se conoce como desbordamiento o ‘spillover’ (término en inglés), que no es más que el momento en que cierto microorganismo presente en un portador animal (no humano) pasa a su primer portador humano (AhmedAbdul-Kareem, 2013), produciéndose una enfermedad zoonótica; posteriormente, esta enfermedad se trasmite de humano a humano, cumpliendo el ciclo del desbordamiento.

Existen varios ejemplos de spillovers en los últimos años: SARS (Síndrome Respiratorio Agudo y Severo, identificado en 2003, animal involucrado: civeta) y MERS (Síndrome respiratorio de Oriente Medio, identificado en 2012, animal involucrado: camello).

En el caso de la COVID-19, los primeros animales incriminados fueron los murciélagos y esto pudo deberse a que muchos de los virus, que han provocado spillovers y enfermedades zoonóticas en los últimos 60 años, tienen como reservorios a los murciélagos (AhmedAbdul-Kareem, 2013; Drexler et al., 2014);, además, porque, después de los roedores, son el segundo orden más biodiverso. Posteriormente, se sugirió que animales como el pangolín serían hospederos intermediarios, en el ciclo de la enfermedad, ya quepues secuencias del genoma de coronavirus de este animal coinciden con el SARS-CoV-2 (Cyranoski, 2020; Liu et al., 2019)

Atribuir la trasmisión de un agente causal a una especie animal puede conllevar varias interrogantes. Sabemos que la COVID-19 es de origen animal, pero aún se desconoce su verdadero inicio, lo que plantea la duda de si el virus podría estar circulando aún en población animal y si podría “saltar” nuevamente a humanos.; a Además, abre la discusión de cóomo el tráfico ilegal de animales, como el pangolín, va aumentado cada año.

Es muy difícil identificar mecanismos de control en enfermedades zoonóticas como la COVID-19, pues es nueva y se desconoce todo de ella, sin embargo, una su rápida detección y estudio, podrían marcar una gran diferencia. Por ejemplo: el SARS de 2003 infectó cerca de 8.500 personas en más de 30 países, pero el mundo científico demoró más de un año en obtener menos de la mitad de los artículos científicos de los que se dispone hoy para COVID-19.

Son varios los factores que conllevan a que se produzca un spillover, como: la presencia de reservorios y la dinámica ecológica de la infección, los factores biológicos del hospedador, entre otros. Pero es claro, que las actividades antropogénicas como la deforestación, el crecimiento de la población humana en zonas selváticas, la aparición de mercados informales, el tráfico y consumo de animales silvestres, entre otras, son las causas por las que las enfermedades zoonóticas seguirán apareciendo en el mundo, como enfermedades emergentes, lo hemos visto con la COVID-19.

Todos esos factores constituyen la interfaz animal-humano-ambiente y, en el contexto de esta pandemia, podemos ver que se refiere a salud animal, salud humana y medio ambiente. Es importante decir que no deberían existir diferencias en la interfaz, pues si una falla el sistema, en su conjunto también. Esta es la visión “‘One Health”’ (término en inglés para “‘Una sola Salud”’), es decir, crear sinergias entre especialistas de Salud Animal, Salud Humana y del Medio Ambiente, implementar políticas a nivel local, regional y mundial, y así mitigar los impactos de las enfermedades zoonóticas en el mundo.

Referencias:

AhmedAbdul-Kareem. (2013). Spillover: Animal Infection and the Next Human Pandemic. The Yale Journal of Biology and Medicine, 86(1), 107–112. https://doi.org/10.3201/eid1902.121694

 

Cyranoski, D. (2020). Did pangolins spread the China coronavirus to people? Nature. https://doi.org/10.1038/d41586-020-00364-2

 

Drexler, J. F., Corman, V. M., & Drosten, C. (2014). Ecology, evolution and classification of bat coronaviruses in the aftermath of SARS. In Antiviral Research (Vol. 101, Issue 1, pp. 45–56). https://doi.org/10.1016/j.antiviral.2013.10.013

 

Liu, P., Chen, W., & Chen, J. P. (2019). Viral metagenomics revealed sendai virus and coronavirus infection of malayan pangolins (manis javanica). Viruses, 11(11). https://doi. org/10.3390/v11110979

 

Mehlhorn, H. (2015). World Organisation for Animal Health (OIE). In Encyclopedia of Parasitology (pp. 1–1). https://doi.org/10.1007/978-3-642-27769-6_4855-1

 

World Health Organization. (2020). WHO: Zoonoses and the Environment. Recuperado de https://www.who.int/foodsafety/areas_work/zoonose/en/

Catálisis Revista Digital

Somos pioneros en la divulgación de biociencias en Ecuador y Latinoamérica.

Email: revistacatalisisecuador@gmail.com

Teléfono: (+593) 99 515 0358 / (+593) 98 462 7152

Locación: Quito - Ecuador

© 2020 Todos los derechos reservados Catálisis Revista Digital