DESGARGA TU EJEMPLAR

La incertidumbre de los estudiantes

frente a la crisis por COVID-19

Sofia Ortiz

  • Icono social LinkedIn

linkedin.com/in/sofia-ortiz-042030158/

Fue un 12 de marzo, que se informó a los estudiantes la suspensión de actividades académicas presenciales; un 17 de marzo, que se decretó el toque de queda a nivel nacional por la crisis sanitaria de la COVID-19; y un 23 de marzo, que se comenzó una vida estudiantil totalmente diferente a los semestres anteriores. Una vida universitaria aislados, con incertidumbres y con el anhelo de que pronto acabe la pandemia, para poder retomar la normalidad, a la cual estábamos acostumbrados.

 

Como parte de una asociación de estudiantes, he tenido la oportunidad de compartir con la comunidad universitaria, conocer sus dudas e inquietudes, manifestar sus opiniones y realizar cambios en la universidad. Nuestro trabajo es asegurar que, desde los primeros semestres, hasta los que están a puertas de graduarse, vivan una experiencia universitaria memorable. 

 

Tradicionalmente, realizamos una inducción a los estudiantes de primer semestre. Les asignamos un día y hora específica para cada facultad, donde conocen a sus futuros docentes, coordinadores, decanos y representantes estudiantiles. De igual forma, realizamos juegos interactivos para que, poco a poco, pierdan el miedo y puedan integrarse con sus compañeros de carrera. Al finalizar, concedemos, a cada estudiante, un padrino o madrina que los acompañará a lo largo del semestre.

 

Sin embargo, la situación actual dificultó poner en marcha actividades de acompañamiento e integración de estudiantes. Es todo un reto el llevar a cabo este tipo de planes en línea. No obstante, hemos intentado solventar dudas por medio de grupos en redes sociales y ha sido gratificante el sentir, aunque a la distancia, el anhelo y la ilusión de cada uno de ellos por empezar su vida universitaria.

 

Lo que más me impacta es que la crisis generó problemas de toda clase y magnitud. Soportar esa carga mientras se empieza un nuevo ciclo de estudio es un verdadero desafío que muy pocos pueden percibir. Ser estudiante a mitad de una crisis sanitaria definitivamente es para valientes.

 

De igual manera, los estudiantes de semestres avanzados experimentan una gran inseguridad de que el conocimiento que se adquiere en línea no sea el suficiente, que haga falta poner lo que se enseña teóricamente en la práctica, y que se necesiten las herramientas que, hoy en día, están guardadas en la universidad sin poder ser utilizadas.

 

Estas herramientas son importantes para el desarrollo educativo del estudiante. De hecho, las prácticas y la utilización de los insumos en laboratorios, aulas, bibliotecas y demás áreas de la universidad; permiten la experimentación para el aprendizaje. Brindan la oportunidad de equivocarse, de realizar una medición errónea y corregirla; aprender de los errores y aciertos en la práctica, y estar listos para la vida profesional.

 

Como estudiante de último año de ingeniería ambiental, soy consciente que las salidas de campo y las prácticas en laboratorio impulsaron mi desarrollo y conocimiento sobre impactos ambientales, evaluación de calidad de las matrices ambientales, la producción más limpia y muchos otros aspectos que se aprenden en la carrera.

Sé que añoraré las salidas de campo que se cancelaron por la crisis sanitaria, pues son las últimas que pude haber realizado antes de graduarme, pero no tengo duda de que me gradúo con una fuerte destreza en mi campo de trabajo.

 

Ciertamente, la educación se ha visto afectada hoy en día, pero también puede llegar a ser un lujo. Varios estudiantes tuvieron que suspender sus estudios este semestre por falta de pago; muchos están atrapados en el extranjero sin poder regresar; y algunos otros no poseen los instrumentos necesarios para las clases en línea, ellos son los más afectados y se necesita, más que nunca, personas que estén dispuestas a auxiliar a los estudiantes, generar una cultura de compromiso y apoyo con el prójimo, porque cada uno de ellos es importante.

 

Los profesores, se han convertido, al igual que los médicos, en héroes sin capa, que no se rinden con sus estudiantes y que, día a día, tratan de hacer las clases más didácticas, con la mayor de las disposiciones. Que se arman de paciencia en sus clases en línea porque saben que no es lo mismo, pero, aunque sea más difícil, si hay interés por parte de sus estudiantes, saben que tienen todos los instrumentos necesarios para seguir con la enseñanza.

 

Ellos han demostrado que, para ser profesor, se necesita tener vocación, marcar la diferencia, ser el motor de los estudiantes para que no se rindan y sigan adelante. Ellos demuestran que, si hay disposición de hacer las cosas, se pueden lograr, cambiar el método de enseñanza y, aun así, seguir con el mismo resultado de éxito.

 

Para finalizar, están los tesistas, los que culminan su vida estudiantil para sumarse a la laboral. La tesis es el reto más grande en la vida de un universitario, te preparas semestres antes para elaborar un trabajo de calidad, reservas materiales y espacio en el laboratorio para las experimentaciones, tratas de equilibrar el estrés para salir vivo y con la mayor de las calificaciones.

 

Ahora, ese trabajo de titulación deberá realizarse en los hogares, tratando de utilizar lo que se tenga en casa o lo que se pueda conseguir, sin poner en riesgo la salud del estudiante. Algunos piensan que ese trabajo no estará a la altura de anteriores tesis, pero lo que le da más valor al estudiante es ser innovador, responder frente a los problemas y ser un líder.

 

Una de las enseñanzas que está dejando la crisis sanitaria es que, lo que a veces pensamos que es indispensable, ciertamente no lo es; que existen alternativas que pueden servir de la misma manera; y que de las mayores crisis podemos sacar las mejores ideas. Ya sea un emprendimiento, un nuevo estilo de vida o un nuevo método de enseñanza.

 

De igual forma, se observan más charlas y capacitaciones en línea con diferentes profesionales, expertos e investigadores internacionales que no se detienen y siguen impulsando la indagación y la generación de nuevas investigaciones en diferentes áreas.

 

Estudiantes que están sacando grandes emprendimientos en línea, vendiendo productos, servicios, entre otros, para así ayudar a la comunidad y generar el ingreso que se necesita diariamente. Hay que tener en mente que los mayores descubrimientos e inventos que se han realizado a lo largo de la historia parten de una necesidad, de una crisis o del afán de solucionar un problema.

 

Indudablemente, es complicado estudiar en tiempos de pandemia. Los estudiantes tenemos una inmensa incertidumbre al dejar a un lado la universidad presencial, por una a distancia; pero lo que sí se sabe es que el ser humano tiene la característica de adaptarse, de evolucionar y de crecer con los instrumentos que se tiene a la mano.

Catálisis Revista Digital

Somos pioneros en la divulgación de biociencias en Ecuador y Latinoamérica.

Email: revistacatalisisecuador@gmail.com

Teléfono: (+593) 99 515 0358 / (+593) 98 462 7152

Locación: Quito - Ecuador

© 2020 Todos los derechos reservados Catálisis Revista Digital