27.png

Aporte de la mujer a la ciencia:

actualización y progreso

Por: Stefanía Montesinos

La mujer ha jugado un papel importante en la ciencia desde los albores de la humanidad. Durante el siglo XX, mujeres célebres como Rosalind Franklin y Ada Lovelace, han contribuido enormemente al desarrollo científico y tecnológico. Sin embargo, el reconocimiento que las mujeres obtienen por sus aportes no es el mismo que tiene los hombres (Fernandez Alvarez, 2020). De hecho, hace no muchos años, las mujeres no eran consideradas lo suficientemente competentes como para ser autoras principales de artículos y libros científicos (Lee, 2013). De esta forma, se relegaban a estar presentes en agradecimientos o ser reconocidas únicamente como parte del equipo técnico de laboratorio, convirtiéndose en “fantasmas científicos”.

 

Tal situación fue evidenciada por Virginia Wolf en el siglo XX con su frase: “anónimo en ciencia es sinónimo de mujer”. Siendo la ciencia, una rama importante de la generación de conocimiento y de creciente importancia para las sociedades ¿por qué existe la diferencia en la participación entre hombres y mujeres?

Para analizar este fenómeno, primero se debe revisar el trasfondo de esta disparidad. Según el Instituto de Estadística de la UNESCO, UIS por sus siglas en inglés, existen varios indicadores que dan cuenta de limitantes para que las mujeres accedan a carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés). Los principales son la maternidad, la crianza de hijos/as y la cultura del medio en el que se desenvuelve.

 

Las mujeres que logran librar estos obstáculos y optan por este tipo de carreras, se enfrentan a otras problemáticas, como la baja aceptación de publicaciones donde ellas como primer autor y la escasa asignación de fondos para proyectos liderados por mujeres, véase la imagen (ONU, 2015). Además, especialistas prevén que de avanzar al ritmo actual, aun faltan décadas para que las mujeres se incorporen de forma paritaria a las actividades científicas.

 

No obstante, el porcentaje de mujeres vinculadas con la ciencia, tanto en licenciatura como en posgrado, ha crecido en los últimos años, aunque sin alcanzar los mismos niveles de éxito, liderazgo y poder que los hombres (Sugimoto et al., 2013 ). Conseguir la igualdad de género es una tarea mundial ardua, ya que requiere de cambios de mentalidad con el fin de favorecer al género menos representado.

Actualmente, la paridad de género ha experimentado avances. Por ejemplo, en los países nórdicos existen de 45 a 55% de mujeres en ciencia (ONU, 2015). En países como Ecuador, las iniciativas que promueven el reconocimiento de logros de expertas y su positiva recepción en varios espacios sociales da cuenta del crecimiento de mujeres en el campo de la ciencia. (REMCI, 2018).

Stefania Montesinos artículo.png

Larivière, Ni, Gingras, Cronin & Sugimoto, (2013). Mapa de radio de mayor influencia femenina en autorías.  Recuperado de Bibliometrics: Global gender disparities in science; Nature; https://www.nature.com/news/bibliometrics-global-gender-disparities-in-science-1.14321#/ref-link-1

Fruto de las iniciativas por la visibilización y reconocimiento de la participación de las mujeres en la ciencia, la asamblea general de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura, por sus siglas en inglés), designó en 2015 al 11 de febrero como el día mundial de la mujer y la niña en ciencia (ONU, 2015). Esta fecha es importante, no sólo porque conmemora el trabajo de millones de mujeres para el desarrollo de la humanidad, sino también porque contribuye al creciente interés de niñas y mujeres con ganas de romper barreras sociales para su aceptación y empoderamiento.

 

A las mujeres en Ecuador nos queda un camino vasto por recorrer. La diversidad de género no sólo amplía el talento, perspectiva, creatividad y calidad de los productos científicos, sino que abre un camino sólido al avance como sociedad con retos aun importantes en términos de igualdad y reconocimiento.

Referencias:

Fernandez Alvarez, L. (20 de abril de 2020). Las sin nombre: mujeres en ciencia a las que arrebataron su visibilidad. The Conversation.  (Recuperado de: https://theconversation.com/las-sin-nombre-mujeres-en-ciencia-a-las-que-arrebataron-su-visibilidad-136751

 

Lee, J. (19 de mayo de 2013). 6 Women Scientists Who Were Snubbed Due to Sexism. National Geographic. Recuperado el 6 de octubre de 2020  de https://www.nationalgeographic.com/news/2013/5/130519-women-scientists-overlooked-dna-history-science/

 

ONU MUJERES. (07 de febrero de 2020). En la mira: Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia .Recuperado el 7 de octubre de 2020  de https://ecuador.unwomen.org/es/en-la-mira/international-day-of-women-and-girls-in-science

 

Organización de las Naciones Unidas (ONU). ( 22 diciembre de 2015). UNESCO.  Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Recuperado el  5 de septiembre de 2020 de Mujer en ciencia : https://es.unesco.org/commemorations/womenandgirlinscienceday

 

Red de Mujeres en Ciencia (2018). REMCI. Recuperado el  5 de septiembre de 2020 de ¿Quiénes somos?: https://www.remci.org/quienes-somos

 

Sugimoto , C., Larivière, V., Ni, C., Gingras, Y., y Cronin, B. (2013 ). Bibliometrics: Global gender disparities in science. Nature , 504 (7479), pp. 210- 213, DOI: 10.1038/504211a