1438301.jpg

Los científicos LGTBIQA+:

una comunidad infravalorada

Por: Camila Gallegos

Con el paso del tiempo, los derechos de la comunidad LGTBIQA+ (lesbiana, gay, transgénero, bisexual, intersexual, queer y asexual) son cada vez más ejercidos. En la región de América Latina y el Caribe hasta el 2019, países como Argentina, Uruguay, Colombia y Ecuador habían legalizado la unión entre personas del mismo sexo, reconocen el cambio de género en el documento de identificación, establecen medidas contra la discriminación, aceptan su presencia en el ejército y la edad de consentimiento sexual (Galindo, 2019). En México, por el contrario, el matrimonio entre personas del mismo sexo sólo es legal en 14 de 31 estados (OECD, 2019).  Los 21 países restantes de la región no reconocen los derechos de la comunidad LGBTIQA+, al nivel de estos países.

La lucha de la comunidad a lo largo de los años ha ido rompiendo estereotipos y le ha permitido integrarse a la sociedad. Sin embargo, todavía existen sectores en los que su participación es escasa o nula, como por ejemplo. en las actividades científicas y tecnológicas.

Se esperaría que la ciencia sea trabajada por personas con mentalidad objetiva, libre de sesgos y que rompen estereotipos; sin embargo, sorprendería saber lo conservadora que puede llegar a ser la comunidad científica. En 2016, Allison Mattheis y Jeremy Yoder realizaron la encuesta “QUEER IN STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics)” en EE. UU., la cual arrojó que más del 40% de las personas LGTBIQA+ en STEM no se autoidentifican como tal en el área de trabajo, a pesar de que en su vida personal sí lo hacen (Ministerio de ciencia, innovación y universidades de España, 2019, p. 6-8). Otro estudio realizado por la Sociedad Física Americana (APS, por sus siglas en inglés) encontró que el 31% de físicos y físicas en el Reino Unido e Irlanda, han recibido presiones para ocultar su orientación sexual con el fin de ejercer su profesión (The American Physical Society [APS], 2016). Estos datos representan el malestar de una parte de la comunidad científica LGTBIQA+. Alrededor del mundo existen personas que se encuentran en una situación similar, sin embargo, hay pocos estudios acerca del tema, sobretodo en nuestra región.

La decisión de los científicos de esconder su identidad sexual nace del miedo al rechazo de sus colegas y la pérdida de oportunidades a nivel profesional. La situación les ha obligado a tomar esta decisión para no sacrificar años de estudio y preparación por no poder ejercer su profesión con libertad. Este es el caso de Justin Trotter, un hombre con un postdoctorado en neurociencia en la Universidad de Stanford, quien desde sus 11 años ha sentido atracción por los hombres, pero no lo expresó públicamente hasta terminar su posgrado. Durante muchos años pensó que tal sentimiento era vergonzoso, lo que le llevó a tener ataques de pánico, agotamiento y depresión. Incluso repercutió en su desempeño dentro del laboratorio, a pesar de que estar allí representaba para Trotter, su escape de la realidad. Poder contarle a sus amigos que era gay significó para Justin el final de su depresión y una transformación hacia una persona más enfocada en el trabajo; él cree que la decisión de expresarse con libertad a sus colegas fue un paso bueno para la ciencia (Waldrop, 2014).

Frente a esta realidad, científicos como Trotter han creado organizaciones que trabajan para visibilizar a esta comunidad en el ámbito científico. Un ejemplo de ello es PRISMA (Asociación para la diversidad afectivo-sexual y de género en ciencia, tecnología e innovación), una asociación española que busca diversificar la realidad profesional de las personas LGTBIQA+ en el campo científico. Sus fundadores sostienen que la ciencia, la tecnología y la innovación son mejores cuando se hacen en espacios diversos (Reyes, 2020).

Así como esta organización, existen muchas más como en Australia (Queers in Science), Reino Unido y Estados Unidos (Pride in STEM) e Irlanda (House of STEM). ¿Qué hay de América Latina y de Ecuador?  Si bien la lucha de la comunidad LGTBIQA+ ha provocado un cambio en las leyes nacionales (matrimonio igualitario, donación de sangre, presencia en el ejército, etc); parece que la comunidad científica y han quedado a un lado.

En una sociedad globalizada y tecnológica, la mejor forma de visibilizar a la comunidad científica LGTBIQA+ es a través de los medios de comunicación, como blogs, revistas, sitios web y libros; mencionando su trabajo y aporte a la ciencia. A su vez, este enfoque debe ser adoptado por el sistema educativo, que cumple un rol fundamental formando futuros profesionales y ciudadanos, entre ellos, científicos.

Urge avanzar con un cambio de enfoque sobre esta problemática, porque, si bien no será la solución a todos los problemas que enfrenta la sociedad actual, seguramente aportará a crear un ambiente inclusivo, donde los científicos generen nuevas ideas, sin miedo al rechazo y a la pérdida de oportunidades

Referencias:

The American Physical Society (2016). LGBT Climate in Physics: Building an inclusive community. Recuperado de: https://www.aps.org/programs/lgbt/upload/LGBTClimateinPhysicsReport.pdf

 

Galindo, J. (22 de Junio de 2019). Derechos LGTB en Latinoamérica: la ruta de las minorías políticas. El País. Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2019/06/21/america/1561126403_693676.html

 

Ministerio de ciencia, innovación y universidades de España. (2019). LGBTIQA+ en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM). Recuperado de: https://www.ciencia.gob.es/stfls/MICINN/igualdad/ficheros/LGBT_en_STEM.pdf

 

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (2019). Society at a Glance: A spotlight on LGBT people. Editorial OECD, https://doi.org/10.1787/soc_glance-2019-en

 

Reyes, D. (19 de Abril de 2020). Nace PRISMA, una entidad LGTBIQA+ para quienes se dedican a la ciencia. Young. Recuperado de: https://revistayoung.es/2020/04/19/lgbtiq/nace-prisma-una-entidad-lgtbiqa-para-quienes-se-dedican-en-la-ciencia/

 

Waldrop, M. (2014). Diversity: Pride in science. Nature, 513, 297-300. https://doi.org/ 10.1038/513297a