• Catálisis

Nutrición y alimentación: avances, realidad y futuro

Escrito por Andrea Cornejo


La salud es un derecho fundamental que va más allá de la carencia de enfermedades o afecciones: es el estado del cuerpo en su condición óptima completa física y mental, así como social, en el que el ser humano o cualquier ser orgánico puede realizar de forma normal todas sus funciones metabólicas tanto a nivel microscópico celular como a nivel macroscópico social. (OMS,2022; RAE,2022). Para mantener el equilibrio de las funciones metabólicas y de esta manera preservar la salud tanto física como mental, el ser humano tiene que consumir alrededor de 40 nutrientes entre macro y micro y agua, junto con otras sustancias consideradas no nutritivas como compuestos bioactivos y fibras que son esenciales para el desarrollo del cuerpo y están presentes en pequeñas cantidades en las frutas. Todas estas sustancias (nutrientes, sustancias y compuestos bioactivos) se encuentran en los alimentos que las personas consumen a diario, por lo que en la actualidad se ha vuelto de suma importancia una alimentación balanceada e ingesta adecuada de los alimentos (Rodríguez, 2018).


Además, gracias a los descubrimientos realizados por el Proyecto del Genoma Humano, se sabe que aproximadamente el 3% de las enfermedades como obesidad, diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares se deben a interacciones como factores ambientales y los genes, esto ha dado una oportunidad a la industria alimentaria para el desarrollo de la era de la nutrición molecular (interacciones genes -nutrientes) que tiene como objetivo a futuro la selección de nutrientes bioactivos mediante técnicas moleculares, así, de este modo, se podría contar con una nutrición adecuada personalizada (Gómez, 2007).




La nutrición molecular es abordada tanto desde la nutrigenómica, que es el estudio de la influencia de los nutrientes en la expresión de genes, como desde la nutrigenética, que estudia la influencia de las variaciones genéticas en la respuesta del organismo a los nutrientes. Ambas disciplinas estudian el modo en que los alimentos o los nutrientes afectan a los genes de una persona en particular o la forma en la que los polimorfismos de genes reaccionan al metabolizar nutrientes presentes en ciertos alimentos. De esta forma, se entiende como la alimentación (entendida como factor ambiental) y los genes pueden influir en la salud, en la presencia o ausencia de enfermedades, tomándose o a su vez en la prevención y tratamiento de enfermedades (Gómez,2007; NIH,2022).


Figura 1: Interacciones gen- nutriente y nutriente-gen según la genómica nutricional o nutrición molecular (Gómez, 2007).


Figura 2: “Evolución de las ciencias nutricionales” (Gómez, 2007).


Las expectativas para el futuro de la nutrigenómica es alcanzar el desarrollo suficiente para poder establecer estrategias de nutrición comunitaria (Figura 2) basados en grupos de riesgo con enfermedades de alta prevalencia para prevenirlas. Aún no se han podido implementar sugerencias generales para toda la población, por lo cual, la nutrigenómica individual preventiva ha tenido más desarrollo y da la posibilidad de realizar cambios en la dieta para las personas con predisposición a enfermedades, ya que si bien no se puede modificar el material genético de una persona, si es posible cambiar la alimentación de esta persona para variar sus factores de riesgo (Gómez,2007; (Montealegre, 2019).


Por otra parte, la implementación de alimentos enriquecidos mediante la adición de nutrientes esenciales para deficiencia de nutrientes en una población puede impedir el déficit de alguna sustancia como vitaminas y minerales en dicha población (INCAP, 2015). Es a estos alimentos que generalmente se les conoce como nutraceúticos : nutriente + farmacéutico, que, además de tener un agregado nutricional están orientados a la prevención de enfermedades y también puede ser producido de manera natural (Goretta, 2022).


La nutrigenómica y la nutrigenética son y serán claves para mejorar los estándares de nutrición de individuos y poblaciones humanas y por tanto, claves para acabar con el hambre y sobre todo, la desnutrición, que en Ecuador afecta principalmente a mujeres, niños y niñas.


Referencias:


Gómez, A. (2007). Nutrigenómica y nutrigenética - La relación entre la alimentación, la salud y la genómica. OFFARM, 78-85.

Goretta, J. (2022). Alimentos nutracéuticos : el futuro de la ganadería del NEA. Revista Sol, 15-16.

INCAP. (2015). CADENA: Alimentos nutricionalmente mejorados. Obtenido de http://www.incap.int/index.php/es/alimentos-fortificados4

Montealegre, M. (5 de julio de 2019). Nutrigenomics and Nutrigenetics The futurre of nutrition. Revista Ciencia y Salud de la UCIMED, 15-16. Obtenido de https://revistacienciaysalud.ac.cr/ojs/index.php/cienciaysalud/article/view/63/107

NIH. (2022). NIH- INSTITUTO NACIONAL DEL CÁNCER. Obtenido de Nutrigenómica: https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/diccionarios/diccionario-cancer/def/nutrigenomica

OMS. (2022). Obtenido de https://www.who.int/es/about/frequently-asked-questions#:~:text=%C2%BFC%C3%B3mo%20define%20la%20OMS%20la,ausencia%20de%20afecciones%20o%20enfermedades%C2%BB.

RAE. (2022). Obtenido de https://dle.rae.es/salud

Rodríguez, G. (2018). Alimentación y nutrición aplicada. Bogotá: Universidad El Bosque.

91 visualizaciones0 comentarios