Actualizado: 27 may 2020

Para entender cómo la pandemia asevera la situación de vulnerabilidad de las mujeres, debemos entender dónde nos encontrábamos antes de este fenómeno. Hemos dividido este artículo en 4 partes, las cuales abordan diferentes temas referentes a la mujer ecuatoriana en la pandemia. Iniciaremos analizando el más urgente: la violencia doméstica hacia las mujeres y sus hijos.


Históricamente, la violencia contra las mujeres ha sido uno de los grandes problemas sin resolver, especialmente en los países de América Latina; la violación a los derechos humanos con mayor flagrancia incluye la violencia física o sexual proveniente de compañeros sentimentales.


Según datos de la ONU, aproximadamente 4000 millones de personas y 90 países se encuentran atravesando situaciones de confinamiento debido a la pandemia, situación que ha profundizando la violencia de género ya que obliga a las mujeres a convivir con sus agresores, además de los planes truncados de separación lo que ha que millones de mujeres continúen con sus parejas abusivas con quienes ya no tienen ningún nexo sentimental.


Las cifras de la ONU indican un incremento entre el 30 y 40% de llamadas de auxilio en las últimas semanas, además, cientos de miles de refugios para violencia doméstica han llegado a su capacidad máxima.


El aislamiento ha limitado enormemente el acceso a servicios de protección y redes de ayuda social), los servicios públicos, como la policía, están más interesados en perseguir a los transgresores del toque de queda, en lugar de los violentadores dentro de sus casas. Cabe destacar, que las agresiones estarán siempre sub-reportadas debido al temor de mujeres y niñas de verse expuestas a la opinión pública, prejuicios, y falta de acceso a sistemas para realizar el reporte (teléfonos, plataformas públicas, servicios sociales especializados, etc.).


Otro tipo de violencia no explícita es la carga de trabajo en casa a las mujeres de todas las edades. Según un sondeo realizado en el vecino país de Chile por CADEM, el 92% de las mujeres debe combinar el teletrabajo con las labores del hogar, el 56% siente que su trabajo se ha vuelto más pesado, y el 46% de mujeres ha experimentado una mayor carga laboral.


Durante el confinamiento se observa el incremento de las labores de mujeres jóvenes y niñas, quienes han sido designadas para encargarse de adultos mayores, hermanos e hijos que se encuentran fuera de la escuela. Este comportamiento refuerza la idea de que existen roles únicos para las mujeres y pone sobre nuestros hombros una responsabilidad que debe ser compartida.


Ahora bien, ¿qué podemos hacer para solucionar esta problemática?, algunas opciones serían: promover plataformas virtuales, creación de un botón de pánico en el celular, denuncias on-line, video llamadas para consejería y acceso a servicios sociales especializados, todo esto sumando a capacitación del personal de salud en violencia de género, para que sean capaces de detectar señales de alerta tempranas.

En conclusión, las circunstancias a las nos hemos visto sometidos al cumplir con el aislamiento social durante la pandemia, han permitido un aumento en la violencia de género en diferentes ámbitos. Tanto las formas de violencia explícita se han agudizado y constituyen una problemática que debe ser tomada con mayor seriedad y que requiere respuesta y solución urgente.



Fuentes consultadas:



Fe de erratas:


En el sexto párrafo del presente artículo hubo un error en la cita de la fuente consultada, se ha hecho la revisión y corrección respectiva.


Por: Belén Atiencia1 y Rebeca Cortez2

1 MD por la Universidad Central del Ecuador UCE, Estudiante de Microbiología Universidad San Francisco de Quito USFQ, Colegio de Ciencias Biológicas y

Ambientales, Instituto de Microbiología, Quito, Ecuador

2 Universidad San Francisco de Quito USFQ, Colegio de Ciencias Biológicas y

Ambientales, Instituto de Microbiología, Quito, Ecuador. Sociedad Ecuatoriana de Biología (SEB), Quito, Ecuador

99 visualizaciones0 comentarios

"The pandemic that has just swept the earth is unprecedented. There have been more deadly epidemics in our history, but they have been more circumscribed; there have been epidemics almost as widespread, but they have been less lethal. Floods, famines, earthquakes, and volcanic eruptions have written their stories in terms of human destruction practically too terrible to comprehend, but never before has there been a catastrophe so sudden, so devastating and so universal”


There were three significant factors that led to the emergence of a pandemic. The first one: public indifference, which, even at its height, continued to ignore the danger. Mainly, due to a wide range in the manifestation of symptoms that went from pneumonia to total absence of them. There are still profound doubts about the factors that aggravate viral infection in patients since there are those who barely show any symptoms, while there are also those who see their lives with the disease become extinct.

As a second factor, there are the measures used for eradication. We have already gone through hazardous situations with diseases such as smallpox, measles, or scarlet fever, where direct contact between people was the leading cause of contagion. However, transmission in the case of respiratory infections is a different story, since it does not depend only on contact between individuals but also on the aspiration of aerosol droplets generated in the environment due to sneezing or coughing, or touching surfaces contaminated by them. Moreover, measures to prevent infection do not fall on healthy individuals, but on those who are already sick.

Those who are susceptible to contracting the virus can do very little to protect themselves if there are people who are already infected but consider them to be "healthy" or have only slight colds, so they do not isolate themselves from others.

For this reason, the third risk factor is the incubation period, which varies considerably; in some infections, it can be as short as a day or two. And the disease may be transmissible before the patient him or herself is aware that he is being attacked.

Experts continue to wonder if there will be a new wave of this pathogen. However, "we are still too close to this event to understand its true magnitude."




Although the above lines sound similar to those phenomena that we are experiencing worldwide at present, the information presented in this blog was not elaborated referring to the COVID-19, but to the Spanish Flu pandemic during the years 1918-1920. Precisely, it was written for Science Magazine, in its launch on Friday, May 30th, 1919, by the health engineer George A. Soper, who also wrote advice as if he were speaking directly to the people of our times: breathe properly, eat healthily, wash your hands, do not share cutlery or napkins, isolate the symptomatic, use safety masks only in case you have symptoms, among others. He mentioned something interesting, and that is that respiratory infections will be with us all our lives and that pandemics of this type will be a constant. Because of a curse perhaps, as many conspiracy supporters claim?

The truth is that no, it is not a succession of devastating diseases in the 20s of every century, but a warning based on our habits.



In 2014, Bill Gates echoed this as well in a TEDx talk entitled "The Next Outbreak? We're Not Ready" where he stated something similar to what Soper did almost a century ago: There is more investment in war and missiles but nearly nothing in trained personnel and health systems that can cope with the next epidemics and pandemics.

It is estimated that there are between 3 and 3 billion viruses in wildlife that could accidentally jump to humans and any of them, continuing a pattern of indifference, little or no investment in health (not only in infrastructure but also in personnel) and unjustified depredation of natural resources, Any one of them could be the cause of the next pandemic in the year 2120, wherein the worst case, a static scenario, those affected by it, perhaps our grandchildren or great-grandchildren, will look back in despair at our history concerning COVID-19 and say in amazement: We could have done something about it and we didn't.




*The opening paragraphs of this article were based on the full text in English by George Soper published in Science Magazine: Soper, G. (1919). The Lessons on The Pandemic. Science 30 May 1919: Vol. 49, Issue 1274, pp. 501-506. DOI: 10.1126/science.49.1274.501 Other sources:

TED-Talk. The next outbreak? We are not ready. By: Bill Gates. https://www.youtube.com/watch?v=6Af6b_wyiwI


74 visualizaciones0 comentarios

“La pandemia que acaba de barrer la tierra no tiene precedentes. Han existido en nuestra historia epidemias más mortales, pero han sido más circunscritas; ha existido epidemias casi tan extendidas, pero han sido menos mortales. Inundaciones, hambrunas, terremotos y erupciones volcánicas han escrito sus historias en términos de destrucción humana casi demasiado terribles para la comprensión, pero nunca antes ha habido una catástrofe a la vez tan repentina, tan devastadora y tan universal”.


Tres fueron los factores más grandes que ocasionaron el surgimiento de una pandemia, siendo el primero la indiferencia pública, que incluso en pleno apogeo continuaba ignorando el peligro. Especialmente, debido a un amplio rango en la manifestación de síntomas que fueron manifestándose desde neumonías hasta ausencia total de los mismos. Existen aún profundas dudas sobre los factores que agravan la infección vírica en los pacientes, pues hay aquellos que apenas y muestras síntomas, mientras que están también aquellos que ven extinguirse su vida con la enfermedad.

Como segundo factor, están las medidas empleadas para evitar la erradicación. Ya hemos atravesado situaciones de extremo peligro con enfermedades como la viruela, el sarampión o la fiebre escarlata, donde el contacto directo entre personas fue la principal causa de contagio, sin embargo, la transmisión en el caso de infecciones respiratorias es una historia diferente, pues no depende solamente del contacto entre individuos sino también a la aspiración de gotículas de aerosoles generados en el ambiente debido a estornudos o tos, o el tocar superficies contaminadas por las mismas. Además, las medidas de prevención del contagio no recaen en los individuos sanos, sino en los contagiados.

Aquellos que son susceptible a contraer el virus pueden hacer muy poco para protegerse si hay personas que ya están infectadas pero consideran que “están sanas” o que tienen apenas leves resfriados, por lo que no se aíslan de los demás.

Por esto mismo, el tercer factor de riesgo es el período de incubación, que varía considerablemente; en algunas infecciones puede ser tan corto como un día o dos. Y la enfermedad puede ser transmisible antes de que el paciente mismo sea consciente de que es atacado.

Los expertos continúan preguntándose si existirá una nueva oleada de este patógeno. Sin embargo, “estamos aún demasiado cerca de este evento como para entender su verdadera magnitud”




Aunque todo lo anterior suene similar a aquellos fenómenos que nos encontramos experimentando a nivel mundial en la actualidad, la información presentada en este escrito, no fue elaborada haciendo alusión al COVID-19, sino a la pandemia de Gripe Española durante los años 1918-1920. Precisamente, fue escrito para la Revista Science, en su lanzamiento del viernes 30 de mayo de 1919 por el ingeniero de sanidad George A. Soper, quien además escribe consejos como si estuviera hablando directamente a la gente de nuestros tiempos: respirar adecuadamente, alimentarse saludablemente, lavarse las manos, no compartir cubiertos o servilletas, aislar a los sintomáticos, usar máscaras de seguridad solamente en caso de presentar síntomas, entre otros. Menciona algo muy interesante, y es que las infecciones respiratorias estarán con nosotros toda la vida, y que las pandemias de este tipo serán una constante. ¿A causa de una maldición talvez, como muchos adeptos a la conspiración lo afirman?

La verdad es que no, no se trata de un aparecimiento en sucesión de enfermedades devastadoras en la década de los 20 de cada siglo, sino que es una premonición fundamentada en nuestros hábitos.






En 2014, Bill Gates hacía eco de esto en una charla TEDx titulada “¿El siguiente brote? No estamos listos” donde afirmaba algo similar a lo que Soper, casi un siglo atrás: Hay más inversión en guerra y misiles pero casi nada en personal capacitado y sistemas de salud que puedan hacer frente a las próximas epidemias y pandemias.

Se estima que hay entre 3 y 3 mil millones de virus en la fauna silvestre que podrían saltar de forma accidental al ser humano y cualquiera de ellos, al continuar con un patrón de indiferencia, poca o nula inversión en salud (no solo en infraestructura sino también en personal) y depredación injustificada de los recursos naturales, podría ser el causante de la próxima pandemia en el año 2120, donde en el peor de los casos, en un escenario estático, los afectados por la misma, quizás nuestros nietos o bisnietos, mirarán desesperados al pasado y verán nuestra historia con respecto a COVID-19 y dirán asombrados: Pudimos hacer algo para evitarlo y no lo hicimos.




*Los párrafos iniciales de este artículo se basaron en el texto integral en Inglés de George Soper publicado en la Revista Science:


Soper, G. (1919). The Lessons on The Pandemic. Science 30 May 1919: Vol. 49, Issue 1274, pp. 501-506. DOI: 10.1126/science.49.1274.501


Otras Fuentes:


TED-Talk. The next outbreak? We are not ready. By: Bill Gates. https://www.youtube.com/watch?v=6Af6b_wyiwI



157 visualizaciones0 comentarios